615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

¿Son mejores las proteínas para perder peso? ¿Me tomo ese producto que he visto anunciado para perder peso? ¿Es cancerígena la carne? ¿Me hago vegano o mejor vegetariano?

¿Son mejores las proteínas para perder peso? ¿Me tomo ese producto que he visto anunciado para perder peso? ¿Es cancerígena la carne? ¿Me hago vegano o mejor vegetariano? A continuación os vamos a contar qué hacer con vuestras vidas.

Esto parece ser lo que te puede estar ocurriendo en estos momentos, debido a toda la información que estas tratando de asimilar en los últimos tiempos sobre nutrición, dietas revolucionarias y productos milagrosos.

Hoy en día nos encontramos con la paradoja del exceso de información, ya no podemos decir que no hay suficientes artículos para leer, por el contrario, lo que nos ocurre es que no sabemos ya qué demonios creernos. Es común encontrarnos cada día con un artículo que nos rebata una idea que teníamos ya afianzada sobre determinada dieta o determinados alimentos que ya creíamos que eran la panacea, te pensabas que ya habías dado en la tecla y que pronto te ibas a ver con ese figurín que tanto ansías.

Pues bien amigos, os vamos a revelar un secreto “NO EXISTE  ESE ALIMENTO, ESA PASTILLA, ESA EXÓTICA FRUTA DE LA SELVA DE NO SÉ QUÉ PAIS PERDIDO, NI DIETA MILAGROSA QUE SIGUE NO SÉ QUE FAMOSA SUPERRETOCADA CON PHOTOSHOP”. La mayoría de los productos y alimentos revolucionarios que nos muestran los medios como un alimento “revelación”, son realmente  un producto de una elaborada campaña de marketing,  tras estos alimentos o productos “mágicos”, suele haber unos intereses económicos muy sustentosos.

Pensadlo bien, pongamos el ejemplo de que somos una empresa que se dedica a vender edulcorante, a mi lo que me interesaría seria correr la voz de que tomar azúcar es cancerígeno o nocivo para la salud, pero viceversa también puede funcionar. De hecho esto ha ocurrido ya en la industria alimentaria en contra de los edulcorantes, es el caso de Cuba, que es productora de azúcar. Si se consiguiera que todos los ciudadanos de Estados Unidos tuviesen la creencia de que tomar edulcorante fuera nocivo, e incluso favoreciese la carcinogénesis se crearía una gran alarma social y empezarían a importar toneladas de azúcar de Cuba, generando cantidades ingentes de dinero. No se si os sonará este caso pero es un hecho real.

Con esto no queremos decir que el edulcorante sea bueno, pero si es verdad que si se exagerara algún efecto negativo en la salud esto repercutiría inmensamente en el bolsillo de alguna persona. Os hemos puesto como ejemplo el edulcorante, pero este ejemplo lo podemos extrapolar a cualquier alimento que vemos que recibe una campaña publicitaria fuera de lo normal.

¿ENTONCES A QUIEN DEBO DE HACER CASO Y QUE DEBO DE COMER?

La solución es tan simple como apelar a la lógica. ¿De verdad piensas que si hubiera un alimento o pastilla milagrosa para perder peso habría el índice de obesidad que existe en este momento en el primer mundo? Nos encanta pensar que hay algo que te lo tomas y te conviertes en ese o esa top model a quien tanto envidias, pero amigos, seamos sinceros, “ESO NO EXISTE”, el secreto es llevar un hábito de vida saludable, una dieta variada que no exceda del número de calorías que utilizamos para mantener nuestras funciones vitales a lo largo del día.

Por eso los expertos siempre recomiendan ponernos en las manos de profesionales que nos puedan guiar en llevar una rutina y hábitos de vida saludables, que nos aconsejen qué debemos y qué no debemos comer. Y qué decir de la importancia de realizar ejercicio físico acorde a nuestras capacidades y estado físico.

NUESTRA REFLEXIÓN

 

Seamos realistas, no nos podemos pasar el día sentados metiéndonos calorías en exceso en el cuerpo día tras día, y llegar de repente esos primeros rayos de sol y pensar que en dos días vamos a tener un cuerpo diez para ir a la playa y lucir nuestros mejores atributos. La base tanto para tener un buen físico y más importante que esto, tener un nivel de salud óptimo, es cuidarse día a día, esto no quiere decir que nunca más comas un buen plato de tu comida favorita, ni esos caprichos en forma de dulce que tanto te gustan. Pero hemos de comer con moderación, hemos de saber cuáles son los momentos en que ese caprichito nos va a sentar de maravilla y cuando estamos abusando de ellos.

Un consejo que doy a mis amigos cuando me preguntan qué comer, es que primero aprendan qué es lo que se están llevando a la boca, que sean un poco curiosos y aprendan de alimentación y nutrición. En vez de leer artículos con productos mágicos, elegid un libro sobre nutrición y nutrientes, nunca vais a conseguir llevar una dieta saludable si ni siquiera sabéis de que está compuesto eso que os vais a comer.

A continucación os dejamos un enlace de la agencia española de consumo, seguridad alimentaria y nutrición:

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/subhomes/nutricion/aecosan_nutricion.htm

 

Autor: Dr. Saman Vafakhah Agajanian

Licenciado en Medicina y Cirugia por la Universidad de Málaga

Cómo comer los hidratos para que engorden menos y que a la vez resulten mas beneficiosos para nuestra salud

Cómo o cuánto nos engordan los hidratos de carbono depende en gran medida de un índice o valor  que pocos conocemos, este índice se conoce como “ÍNDICE GLUCÉMICO (O GLICÉMICO) DE LOS ALIMENTOS”.

El índice glucémico de los alimentos es un valor que se da a los alimentos para indicar la velocidad que es descompuesto en azucares simples, estos azucares simples una vez que alcanzan el torrente sanguíneo estimulan la liberación de insulina en mayor o menor medida según la cantidad de azúcar simple que se encuentre en ese momento en la sangre.

 

¿De qué nos sirve saber esto?

La insulina es una hormona que es liberada a la sangre a través del páncreas, el estímulo para liberar la insulina es la presencia de azúcar en la sangre.

Para hacernos una idea de lo que ocurre en nuestro organismo cuando liberamos insulina debemos pensar en esta hormona como una señal para nuestro organismo de que las cosas van bien, es decir, si estamos liberando insulina es porque tenemos azúcar en la sangre, o sea, “energía”. Cuando tenemos mucha azúcar en la sangre o “mucha energía”, nuestro organismo entiende que estamos en situación de bonanza, como si hubiese “buen rollo” para que nos entendamos. Este “buen rollo”, hace a nuestro cuerpo saber que hay energía de sobra para vivir y mantener nuestras funciones vitales.

 

Conclusión

Tenemos “mucha energía”, por lo que yo no utilizo la quema grasas ya que tenemos energía de sobra en el organismo. Si lo que queremos es quemar grasa lo que necesitamos es que el cuerpo entienda que no tiene tanta energía disponible, entonces si tuviéramos unos niveles de insulina bajos, nuestro organismo entiende que hay “POCA ENERGIA”, o sea : “MAL ROLLO” y utilizaríamos nuestras reservas de grasa para la obtención de energía, con la consiguiente perdida de peso.

 

El papel del índice glucémico para controlar el peso

 

Lo adecuado es consumir alimentos con un índice glucémico bajo.

A continuación os dejamos una tabla con la relación de una serie de alimentos y sus índices glucémicos. Saber que los alimentos integrales, aquellos que contengan fibra y los no procesados tiene un índice glucémico mas bajo y por lo tanto mas adecuado para mantener la línea.

 

 

 

 

 

 

En nuestro último articulo hablamos de la importancia de la composición de los alimentos y de cómo influían a la hora de ser consumidos para la obtención de energía, podéis echarle un vistazo para ayudaros también en la elección de vuestra dieta.

 

Una estrategia para reducir el índice glucémico de los Hidratos de Carbono es consumirlos junto a alimentos ricos en proteína, esto hace que la digestión de estos hidratos de carbono sea mas lenta, haciendo que se libere el azúcar mas lentamente a la sangre y evitando los picos de insulina.

 

 

Insulina y Diabetes

La diabetes es una de las enfermedades con mayor incidencia  en el primer mundo, considerándose como una auténtica epidemia en nuestra sociedad, es muy frecuente encontrarnos a personas, amigos y familiares que nos cuentan que algún conocido tiene “El azúcar alto en la sangre”. Lo que realmente nos están diciendo aunque no lo sepan es que su páncreas ya no tiene la misma  facilidad para liberar insulina porque hemos agotado las capacidad de este, es decir, nuestro páncreas ya no funciona adecuadamente, también porque nuestras células se han desensibilizado al estimulo de la insulina, por lo que grandes cantidades de azúcar se mantienen en nuestro sangre actuando este como un toxico para nosotros, produciendo multitud de enfermedades como ceguera, insuficiencia renal, amputación de extremidades, etc.

El índice glucémico alto de los alimentos favorece la aparición de diabetes, ya que como hemos explicado anteriormente, una rápida elevación de azucares en la sangre hace que se libere una cantidad elevada de insulina en la sangre causando con el tiempo los problemas comentados.

 

 

Autor: Doctor Saman Vafakhah Agajanian

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Malaga
Director de Centro de Fisioterapia de Torremolinos

¿Engordan lo mismo 100 Kilocalorías de proteínas que 100 Kilocalorías de hidratos de carbono? Nuestra dieta influye

¿Engordan todos los alimentos por igual? ¿Es lo mismo comer 100 calorías de hidratos de carbono que comer 100 kilocalorías de proteínas? Preguntas como estas os vamos a tratar de resolver en las siguientes líneas. Nuestra dieta es el factor fundamental en el estado óptimo de nuestra salud.

Antes de todo es conveniente que sepamos distinguir entre los azúcares (o hidratos de carbono), proteínas (prótidos)  y las grasas (lípidos). Independientemente de esto existen otros muchos factores que influyen en cómo el ser humano utiliza esta energía acumulada en estos macronutrientes para satisfacer nuestras necesidades metabólicas.

¿Engordan lo mismo 100kcal de hidratos de carbono que 100kcal de proteínas?

Para conocer la respuesta os explicamos un término que poca gente conoce: es el “Coeficiente de digestibilidad de los alimentos” esto nos informa sobre la capacidad o velocidad con la que nuestro organismo es capaz de absorber los nutrientes de un determinado alimento. Según la velocidad con la que el alimento pasa por nuestro tracto digestivo, y más exactamente por el lugar de absorción de los nutrientes, que no es otro que nuestro intestino delgado, los nutrientes serán absorbidos en mayor o menor cantidad. Las heces contienen los residuos de los alimentos que no han sido absorbidos en nuestros intestino delgado. Cuanto mas rápidamente pasen los alimentos por el intestino, menos nutrientes se absorberán y mas residuos tendremos en nuestro intestino grueso en forma de heces. Esto implica que si se absorben menos calorías el resultado es que se puede engordar menos.

 

Un ejemplo práctico:

Los hidratos de carbono suelen tener un índice de digestibilidad de un 97%, en el caso de las proteínas este índice puede variar de un 78% en el caso de las proteínas contenidas en las legumbres a un 97% de las proteínas contenidas en la carne animal. Por lo que si tomamos nuestras proteínas de una fuente vegetal como las legumbres absorberíamos menor cantidad de proteínas con la consiguiente reducción en la cantidad de calorías aportadas al organismo, consiguiendo engordar menos.  Aunque habría que tener en cosideración el indice glúcemico y la termogénesis del alimento.

Este es uno de los motivos por el que se recomienda el uso de proteínas en muchas dietas.

 

¿Existen hidratos de carbono que engorden menos que otros?

La respuesta es “sí”. Existen polisacáridos que contienen combinaciones de celulosa, hemicelulosa y pequeñas cantidades de lignina. Estos agentes pueden pasar de ser totalmente digestibles a totalmente indigestibles dependiendo de su estructura química. Nuestro organismo no contiene las enzimas necesarias para descomponer estos agentes, pasando indemnes por nuestro tracto digestivo y siendo expulsados en nuestras heces sin ninguna absorción.

Algunos alimentos que contentan celulosa o fibra:

Las verduras y frutas contienen celulosa en sus coberturas, esto es una de las razones por las que se recomienda tanto en las dietas obtener nuestros hidratos de carbono de estas fuentes. Si tomas tus azúcares de los vegetales o frutas, parte de estos no serán absorbidos por lo que engordaran menos, estos componentes también tienen un efecto saciante, todo esto os sonará un poco ya que estamos hablando  también de la fibra, que puedan contener estos alimentos. La fibra no es más que lo que estamos explicando en las frases anteriores.

 

Autor: Dr. Saman Vafakhah

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga.

 

Echar a correr sin entrenamiento, puede traer problemas de salud a los españoles

Nos hacemos eco del estudio de “Percepción y hábitos de los corredores y corredoras españolas” que ha realizado Cinfa y avalado por la Sociedad Española de Medicina del Deporte (Semed) tras su encuesta a 2.400 personas en todo el territorio español, entre una franja de edad de 20 años a 60 años, que corren dos veces por semana, dando el resultado de que 9 de cada 10 corredores (93,3%) no se preparan lo suficiente para practicar el running de una forma segura.

Y es que correr, o el running  para los que aceptan su nombre más actualizado,  ha triplicado en los últimos cinco años el número de personas que han introducido este deporte como hábito deportivo en sus vidas.

Pero evidentemente no todos ellos, lo hacen de una forma adecuada para su salud. Estos son algunos datos del brillante estudio realizado por Cinfa y validado por Semed.

El 77% no sigue un entrenamiento regular y constante.

El 48,5% no calienta antes de correr ni estira después.

El 86,2% no sigue una alimentación adaptada a su actividad y necesidades.

Lo más destacable es que el 75,1% no se han hecho una prueba de esfuerzo.

El 61,8% de corredores españoles han sufrido algún problema de salud en el último año por consecuencias de una mala preparación previa con los siguientes resultados:

EL 38% ha padecido una lesión muscular, generalmente en piernas, rodillas y tobillos.

El 23,1% ha sufrido dolor de cabeza fuertes.

11,9% ha sufrido fracturas y esguinces.

9,8% mareos y desmayos.

8,9% palpitaciones.

Saltarse la visita del médico, un grave error

Estos alarmantes datos podrían ser menos peligrosos, si como bien dice Eva Ferrer Vidal-Barraquer, “Si se llevara un planteamiento de entrenamiento cualificado, una práctica sensata y constante adaptada a la forma física y circunstancia de cada individuo, entonces se podría disfrutar de correr sin riesgos”. 

Por ello en Clínica Fisioterapia Torremolinos estamos implicados en el deporte, y nuestros especialistas aconsejan aplicar una planificación progresiva en el tiempo, donde se entrene: La duración, la técnica, la intensidad, la frecuencia entre otros valores. Evitar el asfalto, el sobrepeso, y por supuesto recuperarse de las lesiones más habituales en el corredor, que son las sobrecargas y las contracturas musculares. Nosotros contamos con profesionales capacitados en lesiones deportivas que pueden contrarrestar y mejorar este tipo de lesiones tan frecuente en la población que practica el running en sus hábitos de vida, además nuestro equipo no solo entiende de lesiones deportivas, además lo prácticamos.

Y por supuesto, antes de comprase unas zapatillas de correr, debemos visitar  a nuestro médico o especialista, y hacernos los chequeos necesarios para asegurarnos que podemos practicar el deporte con seguridad evitando lo máximo posible,  arritmias, angina de pecho, infarto de miocardio e incluso muerte súbita.

Estas pruebas nos darán la seguridad suficiente para poder salir a correr con la cabeza bien puesta, en donde tiene que estar: en nuestra salud.

Os dejamos esta infografia de J.L Montoro de los estudios mencionados “Percepción y hábitos de los corredores españoles”.

Nuestra salud y el Sol

Ya estamos en primavera, y los días empiezan a ser más largos y el sol poco a poco ira subiendo las temperaturas hasta nuestra siguiente estación: El verano. Volveremos a ver en las noticias, el tema del cáncer de piel, y el uso de cremas solares. Lo adecuado, es dar la información antes, para que nuestros pacientes tengan conocimiento sobre la relación del sol y la salud. Allá vamos.

El sol y la salud en nuestra piel¿Cuánto tiempo es aconsejable para conseguir los beneficios del sol?

Realmente para conseguir los beneficios del sol, nos basta con 15-20 minutos en primavera y en verano. En invierno necesitariamos alrededor de las dos horas.

La exposición al sol conlleva un peligro y unas ventajas. Lo peligroso de la radición ultravioleta del Sol (UV) es que fomenta el desarrollo de eritema solar, cáncer y envejecimiento de la piel. Sus ventajas por lo contrario son, reduce la presión arterial, sintetiza la vitamina D, baja los niveles de cortisol (hormona del estrés), ayuda a mejorar el ciclo del sueño, entre otros.

Antonia Serrano, científica de la Universitat Politècnica de València  y autora del trabajo publicado en la revista  científica “Science of the Total Environment” dice:

“En España, a pesar de ser un país con muchas horas de sol, diferentes artículos han reportado un alto porcentaje de deficiencia de vitamina D entre varios estratos de la población española”

Algo importante ya que para optener la vitamina D, la exposición al sol, es la mejor fuente que existe para poder sintetizarla. Veamos cuánto tiempo debemos estar al sol, según que mes, para beneficiarnos de esta vitamina sin los peligros de la exposición del sol como son  las dolorosas quemaduras.

Veamos el tiempo que neccesitamos para recibir la dosis diaria de vitamina D (lo que equivaldía a una ingesta de 1000 UI) Los estudios se han realizado con personas con tipo de piel III, la usual en la población española.

  • En Enero, con un 10% de exposición corporal, se necesita aproximadamente 130 minutos para recibir la dosis recomendada.
  • Abril y Julio, con un 25% de exposición corporal, (menos ropa que nos cubre), con 10 minutos es suficiente.
  • En mes de Octubre, con 30 minutos de exposición se llegaría a la cantidad recomendada.

 Consejos de Fisioterapia Torremolinos clinica ¿Pero cuánto tiempo podemos estar bajo el sol sin tener enrojecimiento?

Tenemos que evitar a toda costa llegar al enrojecimiento, y por supuesto no quemarnos. Ya que los daños son acumulativos en nuestra piel. Los estudios midieron la irradiancia solar ultravioleta entre las 12.30 y 13.30 durante siete años de estudio. (2003-2010). Con esto se calculó el tiempo para producir eritema.

  • Julio, no más de 30 minutos de exposición al sol.
  • Enero, no más de 150 minutos.

Es cierto que gracias a las cremas de protección solar, podemos prolongar la exposición. Pero debemos andar con ojo, y seguir las recomendaciones de la marca. El tipo de piel y la edad, influye mucho en como respondemos a la exposición. Lo ideal es ir gradualmente a tomar el sol, en pequeña sesiones, hasta que nuestra piel se adapte. Muchos, en verano, permanecen de lunes a sábado en sus oficinas o trabajos de interior, y luego pasan todo el domingo en la playa o en la montaña. Esto es muy peligro y perjudicial. Por ello el Equipo de Fisioterapia Torremolinos, le recomienda cuidar y mimar su piel. Para tener salud y bienestar en este verano, que llega muy pronto en nuestras queridas costas.

 

error: Content is protected !!