615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

Rotura de menisco. Síntomas y causas

Síntomas de un menisco roto

Si has sufrido una ruptura de menisco, posiblemente presentes los próximos signos y síntomas en la rodilla:

  • Sensación de que va a reventar
  • Hinchazón o bien rigidez
  • Dolor, especialmente cuando giras o bien tuerces la rodilla
  • Complejidad para extender la rodilla por completo
  • Sentir que tienes la rodilla trabada o bien bloqueada cuando tratas de moverla

 

Causas de la rotura de menisco

Una ruptura de menisco puede generarse por una actividad que provoque un giro brusco o bien una rotación de la rodilla, como pivotear de forma beligerante o bien frenar y virar súbitamente. Aun arrodillarse, ponerse de cuclillas o bien levantar algo pesado puede en ocasiones ocasionar ruptura de meniscos. En adultos mayores, cambios degenerantes de la rodilla pueden contribuir a una ruptura de meniscos sin traumatismo o bien con traumatismo leve.

Factores de peligro

Efectuar actividades en las que pivotas sobre la rodilla o bien la giras de manera fuerte y brusquedad te pone bajo riesgo de padecer una ruptura de menisco. El peligro es particularmente alto para los atletas, de forma especial los que participan en deportes de contacto, como el fútbol, o bien en actividades en las que se pivota sobre la rodilla, como el tenis y el baloncesto. El peligro de padecer una ruptura de menisco asimismo aumenta con la edad, debido al desgaste de las rodillas.

Dificultades

Una ruptura de menisco puede ocasionar inestabilidad de la rodilla, incapacidad para desplazar la rodilla por norma general o bien dolor de rodilla incesante. Podrías tener mayores probabilidades de sufrir artrosis en la rodilla lesionada.

 

Volver al entrenamiento después de las vacaciones un objetivo para todos

La gran mayoría de nosotros se toma el mes de diciembre como un mes sabático. Y otros, como un punto de inflexión donde en el mes de enero se prometen ir al gimnasio o hacer algo de deporte en general, para empezar el nuevo año con buenas intenciones.

Tanto si es solo una pausa anual o la promesa y el objetivo de después de las fiestas navideñas cambiar de hábitos, hay que recalcar que el retorno a la actividad y el inicio de la práctica deportiva se debe hacer gradualmente. Así se evitarán lesiones y minimizaremos cualquier problema futuro.

Son muchos  los que al empezar se lesionan nada más comenzar el entrenamiento y retomar la actividad. Éstas son algunas de las lesiones más habituales:

  • Tendiditis
  • Lumbalgias
  • Ciáticas
  • Contracturas
  • Desgarros musculares leves
  • Sobrecarga muscular localizada

Esta serie de lesiones son evitables, tanto como si eres novato o tienes experiencia. Así que vamos a dar unos consejos que pueden ser útiles.

lesiones deportivas

Prevenir lesiones tras la pausa navideña y los excesos de los festejos

Veamos cinco puntos de gran importancia, para prevenir una lesión:

  1. Siempre antes de practicar algún deporte, dedícale 10 minutos al calentamiento.
  2. Se progresivo en peso, duración e intensidad. Las primeras semanas han de ser graduales, para que el cuerpo se adapte de nuevo a la rutina.
  3. Estira al finalizar el ejercicio. Algo que solemos omitir.
  4. Tómate el tiempo necesario para recuperarte. No entrenes si tienes agujetas o te sientas agotado. Descansa.
  5. Técnicas y ejecución. Asegúrate de que tienes la técnica suficiente para ejecutar correctamente los ejercicios. Si vas al gimnasio podrías contratar los servicios de un entrenador personal durante un tiempo, o si corres, apuntarte a un club de corredores, es una buena opción ya que habrá un profesional que podrá corregirte y enseñarte pautas de entrenamiento.

 

Especial cuidado a tener en cuenta

entrenamiento y lesiones deportivasUna persona con una buena condición física, o con experiencia en el deporte, también está expuesta a lesionarse si no respeta los cinco puntos anteriores. Pero hay una serie de perfiles que deben tener especial cuidado, esto son los rasgos que hay que tener en cuenta:

  • Edad

Evidentemente esto puede ser un factor que puede jugar en nuestro favor o en nuestra contra. La curva de adaptación puede ser mayor o menor según nuestra edad.

  • Sobrepeso

El sobrepeso se ha convertido en la enfermedad del siglo XXI, ya que esta conlleva muchas otras enfermedades que pueden llegar a ser mortales. Si este es tu perfil, te animamos a que consultes con un dietista para estar en el espectro de normopeso.

  • Patologías

Ciertas enfermedades, como las cardiopatías por ejemplo, han de tener una prescripción del ejercicio concreta y una supervisión más controlada. Ya sea por monitorización (pulsómetro) o por un profesional sanitario.

  • Vida sedentaria

Como hemos comentado antes, aquellas personas que se inician al deporte por primera vez, han de ser moderados y progresivos, y más aún, si han llevado una vida sedentaria, ya sea por las pocas exigencias físicas de su trabajo o por su inactividad.

 

Queremos fomentar a todos nuestros lectores, a que cambien su vidas con hábitos saludables, como hacer un poco de ejercicio y cuidar la alimentación. Y aquellos que ya lo hacen, que sigan por el camino de la salud y el bienestar.

 

Cómo curar las lesiones más habituales

No hay nada peor para un deportista que las temidas lesiones. Cada vez es más fácil prevenir los problemas físicos, pero siempre aparecen de un modo u otro. Por suerte, la fisioterapia deportiva nos ayuda en las fases de rehabilitación y recuperación de las lesiones, aunque nunca está de más recordar cómo tratar las lesiones más habituales.

Tirones musculares: una lesión muy habitual que podemos tratar fácilmente con reposo, hasta que se pase la molestia, y visitando a nuestro fisioterapeuta, que nos recomendará los ejercicios idóneos para fortalecer la zona y volver sin miedo a recaer.

Esguinces: según el deporte, es muy habitual hacerse esguinces en los tobillos, rodillas, muñecas e, incluso, dedos. Pero, en cualquier caso, el mejor tratamiento vuelve a pasar por el reposo y las sesiones de recuperación en el fisioterapeuta. Un esguince mal curado es sinónimo de recaída, así que la vuelta progresiva al ejercicio debería ser la última fase del tratamiento.

Codo de tenista/hombro de nadador: no son más que pinzamientos que se dan al repetir muchas veces el mismo movimiento de muñeca, antebrazo u hombro, en largas sesiones. Puede aparecer jugando al tenis, al pádel y a golf o nadando, aunque no practiquemos estos deportes de forma competitiva. Antiinflamatorios, cremas y fisioterapia nos ayudan en la recuperación. A modo de prevención, podemos añadir la reeducación postural.

Tendinitis: un esfuerzo repetitivo o una sobrecarga muscular pueden derivar en una tendinitis, que, según el grado, podremos tratar con hielo, antiinflamatorios y reposo. O quizá tengamos que recurrir a otros tratamientos, como la rehabilitación a manos de un fisioterapeuta. En casos extremos, el médico puede prescribir infiltraciones o inyecciones de esteroides.

Como ves, recurrir a un fisioterapeuta profesional es la mejor solución ante las lesiones más habituales que sufrimos los deportistas. Emitirá un diagnóstico y te recomendará el tratamiento más indicado.

error: Content is protected !!