615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

¿Tienes hiperlaxitud articular?

Quizás este término nos resulte algo desconocido, y la primera vez que nuestro fisioterapeuta nos indica que somos hiperlaxo, no es más que como vulgarmente decimos, una persona con elasticidad.
La laxitud, o distensión de los ligamentos de las articulaciones, nos permite un rango mayor de movilidad. Dónde la rigidez determinada por la musculatura, es menor en este tipo de personas.
La Hiperlaxitud también es conocida como “Síndrome de Hipermovilidad Benigno” existen otras patologías que presentan Hiperlaxitud como son el Síndrome de Ehlers-Danlos, es un grupo de alteraciones a nivel genético que afectan a los humanos provocado por un defecto en la síntesis de colágeno. O el Síndrome de Marfán, que se caracteriza por un aumento de la longitud de los miembros.

Causas de la hiperlaxitud

thumb_C-VII-2-003Es posible que la alteración del colágeno y la elastina, que atribuyen la capacidad de elasticidad y plasticidad de los tendones, ligamentos y músculo se vean afectadas produciendo alteraciones a las estructuras proporcionando mayor  flexibilidad, que podría utilizarse en beneficio para desempeñar alguna actividad, como tocar un instrumento y la danza. Pero a su vez mayor posibilidad de lesión puesto que hay más fragilidad, mayor probabilidad de torceduras y esguinces, y peligro de ruptura.
Esta característica prevalece en mujeres más que en hombres, color de piel caucásicas, una frecuencia de 10-15% en la población. Algo relativamente frecuente.

Signos y síntomas

  • Dolor en Músculos y Articulaciones.
  • Crepitaciones o “Chasquidos” articulares.
  • Luxaciones articulares.
  • Mayor incidencia de tendinitis, capsulitis.
  • Lumbalgias.
  • Escoliosis.
  • Pie plano.
  • Artrosis de Rodilla.
  • Varices.
  • Hernias.
  • Ansiedad y depresión.

 

Recomendaciones:

  • Los ejercicios de relajación y estiramiento,como los que se realizan en el Yoga son beneficiosos para dominar y controlar tu cuerpo.
  • Evitar deportes extremos o de contacto directo. Boxeo, Full-Contac, etc.
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular, con poca carga. Pilates con Implemento.
  • Ejercicios isométricos.
  • Evitar la vida sedentaria.

 

Acude a tu Fisioterapeuta, para que compruebe mediante unos ejercicios y maniobra, tu grado de hiperlaxitud, y sigue sus consejos.

Consejos para controlar la ansiedad por comer

De la misma forma en la cual muchas personas se matan de hambre como un grito desesperado por no subir de peso o verse más estéticos, hay también personas que llevadas por la misma ansiedad toman el camino contrario, es decir, comer sin control o simplemente devorar alimentos y parar mucho después de estar realmente saciados.

Muchas son las personas en el mundo que poseen ansiedad por la comida, el sentido de saciedad no parece funcionar correctamente y todo el tiempo calman sus angustian con más comida.  Hoy queremos ofrecerte algunos consejos para controlar la ansiedad de comer, que puede presentarse muchas veces por el estrés, problemas familiares y otro tipo de detonantes.

 

020-picar

 

Consejos para controlar la ansiedad de comer

Pon atención y sigue estos consejos:

  1. Comer zumos de frutas naturales o batidos: cuando comenzamos a controlar la ansiedad lo primero que debemos hacer es controlar la ingesta de comida, sin embargo vamos a sentir la necesidad de comer. Para esto es recomendable que podamos consumir zumos de frutas naturales o batidos realizados con leche y frutas, también comer algún yogur puede ayudar a que no tengamos un gran descontrol, mientras cuidamos al menos un poco el tipo de alimentación que ingerimos.
  2. Ten un horario fijo: la ansiedad en realidad no es hambre, es una sensación parecida pero que se origina por nuestro miedo a lo desconocido y al estrés. Por esto debemos tener fijo el horario de la comida, para que podamos controlarnos a nosotros mismos y saber cuando nos está atacando realmente la ansiedad por comer o cuando realmente lo que tenemos y sentimos en ese momento es realmente hambre lógico.
  3. Más agua y menos bebidas azucaradas: dentro de los consejos para controlar la ansiedad de comer debemos procurar consumir mucha agua y té, ya que  esto ayudará a que podamos mantenernos mucho más relajados cuando sea necesario y dejar de lado el consumo de alimentos ricos en azúcares y carbohidratos. Además el consumo de agua y bebidas como el té, ayudarán a mantener el estómago lleno, reduciendo la sensación de hambre y aumentar la de saciedad.

La cuestión es establecer una rutina en la alimentación, cuidar el tipo de comida que ingerimos y abusar en todo caso de bebidas naturales o preferentemente agua. De todas formas, y como en todos los demás trastornos de la alimentación, si los problemas persisten, lo más recomendable es visitar a un especialista o a nuestro médico de cabecera.

error: Content is protected !!