615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

clinica de fisioterapia en torremolinos menisco

Esta es una de las patologías más comunes de la columna vertebral, se sabe que existe un buen porcentaje de la población que padece de este problema aunque no todo el mundo es conocedor de su diagnóstico.

Las hernias discales son la localización anormal de los discos vertebrales, esta salida o desplazamiento de su zona habitual puede producirse por muchas causas. Lo más probable es que se haya producido por un mecanismo continuado de aplicación de fuerzas o cargas excesivas de una manera inadecuada sobre la columna vertebral.

En ocasiones existen factores genéticos que aumentan la probabilidad de producirse una hernia discal. No todo el mundo posee una idéntica estructura anatómica, podemos haber heredado una posición de nuestra columna vertebral que se podría decir que no es del todo correcta.

Nuestra columna vertebral tiene varias curvas fisiológicas o naturales que se llaman lordosis y cifosis. Podemos hablar de lordosis cervical y lordosis lumbar o también de cifosis dorsal.

De cualquier modo estas curvas que tenemos pueden estar más o menos pronunciadas favoreciendo que nuestras vértebras no estén del todo bien relacionadas con la vértebra superior e inferior.

 

Los discos intervertebrales actúan están compuestas por contenido fibrocartilaginoso, en la que tenemos una estructura central rodeada por un anilla fibroso, estos discos amortiguan la carga que se produce en nuestra columna vertebral protegiendo de un excesivo estrés hacia nuestras vértebras. Cuando se daña el anillo fibroso el contenido de los discos sale de su posición natural pudiendo tomar contacto con los nervios que discurren por la médula espinal. El contacto con los nervios que discurren por la médula espinal provoca algunos síntomas como dolor, parestesias, acorchamiento, déficit de sensibilidad, etc.

La altura de la columna vertebral a la que se produzca la hernia discal va a ser la que nos describa la zona en la que tendremos los síntomas. Por ejemplo, las hernias cervicales suelen producir dolor o pérdida de sensibilidad en los brazos, puede ser un dolor que se originen en la zona cervical e irradie por el brazo hasta los dedos. Cuando tenemos una hernia discal lumbar lo más frecuente es que el dolor baje por la zona posterior del glúteo descendiendo por la cara posterior de la pierna pudiendo llegar hasta los pies.

Como venimos diciendo las características, intensidad y localización del dolor van a venir descritas por la zona en la que tengamos la hernia discal y grado de compromiso nervioso que exista en la zona.

Centro de Fisioterapia Torremolinos

Especialistas en Terapias Manuales

¡Ven y conócenos!

error: Content is protected !!