615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

Qué es el Síndrome de colon irritable y cuáles son sus síntomas

¿Cómo puedes saber si padeces el síndrome del intestino irritable? La presencia continua de síntomas digestivos adversos como dolor abdominal, flatulencias,  hinchazón del estómago, pesadez estomacal sobre todo después de las comidas, distensión abdominal, diarreas o  estreñimiento por igual, calambres, etc. Estos son solo algunos de los síntomas que caracterizan esta dolencia que afecta actualmente al 8% de la población en nuestro país. Afecta sobre todo a mujeres entre 20 y 40 años, según los datos del Grupo Español de Motilidad Digestiva (GEMD).

Uno de los puntos más importantes sobre esta dolencia, según explican doctores especialistas en el aparato digestivo, es que se trata de una patología incluida dentro del Síndrome de Sensibilidad Central (SSC) y no un trastorno funcional o relacionado con el estrés, como siempre se ha estado defendiendo.

Además del intestino irritable, el SSC engloba otras patologías comunes como la fibromialgia, las migrañas o dolores intensos de cabeza y la cefalea tensional, el síndrome químico múltiple y el síndrome de fatiga crónica o el síndrome de electro-sensibilidad, entre otros muchos.

Estos procesos tienen en común, según revelan los especialistas en el sector, la sensibilización del sistema nervioso central, una disfunción inmuno-neuroendocrina y mitocondrial, y un desnivel en el estrés oxidativo. Estas patologías dejan de ser entidades individuales e independientes y pasan a tener unos mecanismos de producción comunes. Esto explica que el paciente no tenga numerosas enfermedades, sino un solo trastorno general que puede provocar toda esta sintomatología tan diferente.

 

 

Sensibilidad a determinados alimentos

En muchos de los pacientes que presenta esta dolencia, se descubre una alteración de la permeabilidad intestinal. Esto facilita la aparición de sensibilidades alimentarias que pueden estar detrás de los síntomas que presentan.

Algunos profesionales retiran el gluten y la lactosa por sistema y eso es algo que, a juicio de especialistas es un grave error. Es un error porque se puede provocar al paciente problemas que quizá no tenga. Los expertos insisten en la necesidad de realizar un estudio previo personalizado para saber cuáles son los alimentos a los que tiene sensibilidad. Una vez que se han determinado cuales son estos alimentos, se aplica una «dieta personalizada» durante un tiempo prudencial, pero no de por vida, sino por un periodo que suele situarse como máximo en torno al año.

Pero estos no son los únicos síntomas que padecen los afectados. Además de los síntomas digestivos y la sensibilidad alimentaria, algunos pacientes presentan dolores de cabeza y  mareos, alteraciones en el proceso del sueño, despistes ocasionales, cansancio crónico, dolores musculares, etc; que en muchas ocasiones necesitan de apoyo de fisioterapeutas profesionales. Todos ellos síntomas compatibles con el síndrome de sensibilidad central.

La buena noticia es que cuando estos pacientes son estudiados y tratados siguiendo el enfoque del SSC, se consigue una mejoría del 90%. Lo normal no es estar estreñido, ni tener gases con frecuencia, ni tener molestias estomacales. Lo normal sería que no sintiéramos el sistema digestivo en absoluto.

 

error: Content is protected !!