615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

Escoliosis en los niños: dolores de espalda

Muchos de los dolores de espalda que tienen los pequeños de la casa pueden prevenirse corrigiéndoles la postura y enseñándoles a adoptar hábitos más saludables. No todos los problemas de columna producen dolores, como si los provoca la escoliosis. Debemos observarlos y cuidar sus movimientos y sus posturas.

Los traumatólogos infantiles reciben a menudo en sus consultas a niños con patologías que afectan directa o indirectamente a la columna vertebral. Suelen tener dolor de espalda, un hombro más alto que el otro, un omóplato más prominente o una cadera más alta. En raras ocasiones acuden porque el pediatra les haya detectado una escoliosis, ya que no se trata de una patología frecuente. La dificultad para los padres es que la escoliosis no produce dolores en la edad infantil, que es cuando conviene descubrirla.

 

Qué es la escoliosis

La columna vertebral, se la vemos desde frente, es totalmente recta; no se inclina hacia ningún lado. Si la vemos lateralmente, si presenta varias curvas: las porciones cervical, dorsal, lumbar y sacrocoxígea se alternan en la forma de curva para conseguir que el reparto biomecánico de las cargas se haga de forma más correcta.

Cada una de estas curvas puede acentuarse y sobrepasar los límites normales. Pero es más habitual la desviación de la columna en alguna curva en el plano frontal. Esta deformidad se llama escoliosis.

Un niño que presenta escoliosis tiene los hombros a distinta altura, los omóplatos de la espalda tampoco coinciden, o sobresale uno más que el otro; la pelvis (la cadera) tampoco está igual, sino basculada (las madres pueden observar que el pantalón o la falda no le encajan de forma simétrica al niño/a); la longitud de las piernas también parece distinta y el pantalón le queda a desigual altura en el pie. Si el paciente se inclina hacia delante, aparece una giba, una chepa, en uno de los lados de la espalda.

La telerradiografía, que es una radiografía convencional pero que abarca  la columna completa. Confirmará la sospecha diagnóstica.

 

Causas de la escoliosis

La causa principal de la escoliosis suele ser congénita, cuando el pequeño nace ya con algún defecto. Puede estar asociada a una enfermedad neurológica, pero, en un elevado porcentaje de casos, la causa de la escoliosis es “idiopática”, lo que equivale a decir que su origen se desconoce.

No obstante, debemos tener en cuenta la influencia de los antecedentes familiares, ya que son más susceptibles de padecerla los familiares directos (hijos o hermanos) de una persona con escoliosis, y las niñas, más afectadas en este tipo de escoliosis que los niños.

 

Cuándo aparece la escoliosis

La infancia y la adolescencia son dos momentos del crecimiento de un niño en que puede iniciarse la aparición de la curva escoliótica. Estas etapas dan nombre al tipo de la afección: escoliosis idiopática del niño, que comienza a aparecer en la media infancia, y escoliosis idiopática del adolescente, que se inicia en la etapa pre-puberal.

Como no produce dolores en los afectados, casi siempre su diagnóstico procede de una sospecha del pediatra en una exploración rutinaria o como consecuencia de la consulta provocada por la inquietud de los padres que notan “torcido” a su hija o hijo.

 

Centro de Fisioterapia Torremolinos

Calle Río Bergantes, 14
29620 Torremolinos (Málaga)

Tlf.: 952 38 68 76

error: Content is protected !!