615621009 (Whatsapp) fisiotorremolinos@gmail.com

Cómo ayudan los fisioterapeutas a los pacientes de coronavirus

Durante estas semanas eternas de confinamiento debido a la pandemia global, los fisioterapeutas de toda España se ban dejado la piel para sacar adelante de la UCI a los pacientes más grave de la COVID-19. Pacientes con las manos sin fuerza, las piernas lacias,… como arrollados por el tren del coronavirus.

Durante la guerra sanitaria que ha supuesto el COVID-19, la primera línea de defensa no ha estado formada solo por los médicos y enfermeras de nuestro país. Otra línea de defensa activa e importante han sido los fisioterapeutas, ayudando a los enfermos de coronavirus a recuperar el control de su propio cuerpo tras ser inmovilizados y asistidos por respiradores. Y es que algunos enfermos han tenido de que aprender a andar de nuevo (en sus propias palabras).

Los equipos de fisioterapias de los hospitales de España lo han dado todo, y aún lo siguen haciendo, combinando terapias respiratorias y motoras, para que el paciente pierda la menor independencia de movimiento posible.

Los pacientes con la COVID-19 presentan un patrón con una doble complicación, por un lado necesitan de un trabajo de rehabilitación respiratoria, presentan una alteración respiratoria debido al uso de respiradores y la sedación durante tanto tiempo. La desconexión de los respiradores, es un proceso delicado que requiere de un fisioterapeuta para acelerar los tiempos de recuperación. Por otro lado, tenemos un trabajo de recuperación motora. Los pacientes que han estado sedado durante tantos días, sin moverse, necesitan de un trabajo intenso incluso durante el tiempo que han estado sedados.

Esta crisis sanitaria ha servido para ponernos a todos a prueba y para aprender. El trabajo realizado en cientos de hospitales de España ha sido titánico: anestesistas, enfermería, auxiliares, fisioterapeutas, etc, etc. Todos a una con el equipo de médicos. Trabajar codo con codo ha sido la clave para poder salir adelante.

Fisioterapia Torremolinos advierte de la importancia de la prevención en teletrabajo

Tener en cuenta una serie de normas es fundamental; normas como establecer un horario de trabajo fijo de un máximo de 8 horas, realizar pausas cortas y frecuentes en lugar de largas pausas, mantener contacto con la empresa y con los clientes, separar el ámbito familiar del ámbito laboral en la medida de lo posible, así como adoptar una postura adecuada, son algunas de las medidas de prevención a adoptar por los teletrabajadores.

En las últimas semanas el número de teletrabajadores en nuestro país ha aumentado de forma exponencial. MIles de empresas han aprovechado las posibilidades que el teletrabajo les puede ofrecer para poder continuar su actividad de la forma más normalizada posible.

Sin embargo Fisioterapia Torremolinos, siempre velando por la salud de sus clientes, advierte de la importancia de llevar a cabo una serie de medidas básicas de prevención, ya que el hecho de que se trabaje desde casa, lleva implícito una serie de riesgos laborales de carácter físico y psicosocial, que pueden dar lugar a diversas patologías.

Horario regularizado: establecer un horario de trabajo diario es esencial, donde no se sobrepasen las horas de trabajo habituales en la oficina o puesto de trabajo habitual.

Pausas frecuentes: realizar frecuentes pausas cortas es lo más recomendado, frente a las pausas largas y espaciadas. Una vez llegado el estado de fatiga es difícil recuperarse, siendo más positivo el procurar no alcanzarlo.

Aislamiento prolongado: el aislamiento es uno de los problemas más serios. Para remediarlo, es conveniente programar reuniones frecuentes entre los teletrabajadores y la empresa, para mantener la conexión. Igualmente, tener reuniones frecuentes con los clientes ayuda a mantener una normalidad. Esto se puede realizar mediante videoconferencias y centralitas virtuales, en auge en los últimos tiempos.

Separación del ámbito laboral: habilitar una zona específica dentro de la casa para dedicarla al teletrabajo, es fundamental. Sería conveniente que dispusiera de luz natural, y que el ruido, tanto externo como de la casa, fuese el menor posible.

Así mismo, en casa es recomendable la utilización de un monitor de gran tamaño, un teclado ergonómico y ratón cómodo. Si no se dispone de un ordenador de mesa y tenemos que trabajar con un portátil, es importante seguir las siguientes recomendaciones para minimizar posibles molestias musculoesqueléticas:

  • Regular la altura de la silla para mantener un ángulo de 90º en el codo. Apoyar completamente la espalda ligeramente reclinada. Se recomienda utilizar un cojín para la parte lumbar.
  • También es conveniente mantener la cabeza en posición neutra e inclinar la pantalla del portátil ligeramente hacia atrás para conseguir un ángulo menor en el cuello. Se recomienda no mirar al teclado.
  • Evitar trabajar desde el sillón o desde la cama. Esta es una medida fundamental que por desgracia muchos no consideran importante.

Dado que la postura adoptada en las situaciones anteriores no es la más adecuada, desde Fisioterapia Torremolinos se recomienda realizar pausas frecuentes, cada hora, durante las que debe realizar los ejercicios de estiramiento y relajación muscular.

Hidratación en deportistas

El agua es fundamental para mantener nuestro organismo bien estructurado y en correcto funcionamiento. Tiene también gran importancia cuando hacemos ejercicio, ya que es la encargada de controlar el proceso de termorregulación a través del sudor. Además, mantiene nuestras articulaciones bien lubricadas y en la sangre ayuda a transportar los nutrientes ingeridos con la dieta.

Si mantienes correctamente tus niveles de hidratación lograrás que tu rendimiento deportivo no disminuya (se ha demostrado que una pérdida del 2% de agua sobre nuestro poseo afecta a la capacidad para hacer ejercicio empeorando el rendimiento físico de resistencia entre un 10 y un 20 por ciento, pudiendo desencadenar en calambres, contracturas, cefaleas, mareos…)

Trucos y consejos a tener en cuenta para mantener una hidratación correcta:

  • Bebe unos 500 cl de agua 2 horas antes de realizar ejercicio. De ese modo, darás tiempo al organismo para excretar la cantidad sobrante y te encontrarás en plenas condiciones para la práctica deportiva.
  • Durante los entrenamientos de menos de una hora de duración, beber agua no es imprescindible. A partir de ese tiempo es necesario beber agua para reponer los líquidos perdidos. Además, es aconsejable tomar algún tipo de bebida isotónica, que mantenga la correcta proporción de agua y sales minerales en el organismo.
  • Cuando se bebe más de un litro a la hora pueden producirse molestias intestinales. La máxima cantidad de glucosa que interesa suministrar durante la práctica deportiva se sitúa en un 8% dentro de una bebida de 1.200 ml por hora.
  • Al finalizar el ejercicio es necesario beber 1.250 ml por kg perdido antes de comenzar la actividad. Es decir, si antes pesaba 71 kg y al finalizar peso 70, debo tomar 1.250 ml en las dos horas siguientes. Así, aseguramos la reposición completa, que ayudará a nuestro proceso de recuperación.


El sodio es el único electrolito que añadido a las bebidas consumidas durante el ejercicio proporciona beneficios fisiológicos. Una concentración de sodio de 20 a 50 mmol/L (460- 1150mg/L) estimula la llegada máxima de agua y carbohidratos al intestino delgado y ayuda a mantener el volumen de líquido extracelular.

El potasio ayuda a una rehidratación adecuada (optimiza la retención de agua), algo a tener en cuenta a la hora de elegir la bebida post ejercicio.

Prevención de lesiones por la práctica musical

Para terminar de completar el post anterior sobre lesiones que requieren ayuda de un fisioterapia profesional en la práctica musical, te proponemos este interesante post donde te exponemos algunas recomendaciones para minimizar las dolencias musculares por la práctica musical, son las siguientes:

  • Calienta las áreas sensibles antes de cada ensayo o actuación: prepara el cuerpo a una temperatura adecuada para la actividad musical, mejora la coordinación, la movilidad y la agilidad muscular, oxigena y mejora las condiciones entre los músculos y los nervios, elimina la tensión del cuerpo, despeja la mente y mejora la concentración, mejora la capacidad respiratoria y disminuye la fatiga y mejora el rendimiento durante el rendimiento instrumental.
  • Estírese una vez que se hayan completado tanto la prueba como la acción: elimina las tensiones que se forman en diferentes partes del cuerpo al tocar el instrumento, aumenta la flexibilidad y la circulación, reduce la fatiga y aumenta la resistencia. La forma correcta de hacer los estiramientos es relajada y sostenida durante 20 segundos, centrándose en los músculos que se estiran, con respiración suave y continua y notando un estiramiento suave y cómodo que en ningún caso debería ser doloroso.


  • Durante los ensayos, tome descansos regulares de 5-15 minutos cada 45-50 ensayos, y haga ejercicios de estiramiento durante estos descansos.
  • Cuide los aspectos ergonómicos (altura, distancias de colocación del instrumento, etc.).
  • Controle la postura y corríjala si no es correcta.
  • Realice ejercicios aeróbicos y físicos para tolerar mejor los largos días de trabajo.
  • Combinar estos cuidados con la atención profesional de los fisioterapeutas, quienes buscarán y detectarán el origen del problema (cuándo, dónde y cómo ocurre), identificando las alteraciones, costumbres o comportamientos que lo generan; ayudarán a identificar y combatir las posturas incorrectas mediante una combinación de técnicas de fisioterapia (terapia manual, ejercicios terapéuticos, control motor y trabajo de conciencia corporal); y te enseñarán a conocer nuestro cuerpo y a mantener una postura cómoda y equilibrada en lo que respecta a la práctica musical.

 

Si se detectan temprano, estas lesiones pueden ser fáciles de eliminar mediante fisioterapia.

Sin embargo, si no da otro paso y busca la fuente del problema, la lesión reaparecerá y puede empeorar con el tiempo.

La fisioterapia disminuye las enfermedades y lesiones resultantes de la práctica musical

Ya sabemos mucho sobre los beneficios de la fisioterapia, pero pocas veces nos paramos a pensar los beneficios que puede tener para reducir dolencias provocadas por acciones tan inofensivas, en apariencia, como la práctica musical.  La fisioterapia reduce las dolencias y las posibles lesiones futuras que puedan resultar de la práctica musical rutinaria: sobrecarga muscular, trastornos articulares, inflamación, etc.  que afectan normalmente la salud neuro-musculoesquelética (músculos, tendones, hueso esquelético, cartílago, ligamentos y nervios).

Esta es una curiosa campaña que lanzó en diciembre el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Galicia (CoFiGa) y de la que en Fisioterapia Torremolinos nos hacemos eco.

 

 

Características de la práctica musical

La vida de los profesionales y aficionados a la música requiere muchas horas de estudio y ensayo, que en muchos casos requiere tensión y presión. Puede parecer un trabajo menor, pero requiere una gran cantidad de esfuerzo físico, psicológico y emocional, que terminan pasando factura.

Se estima que, entre los aficionados y profesionales de la música, el 75% sufrirá lesiones a lo largo de su vida relacionadas con esta práctica, y que incluso 1 de cada 3, tendrán que abandonar la carrera musical debido a estas dolencias.

Estos problemas surgen normalmente de sostener o transportar el instrumento a lo largo del tiempo, manteniendo normalmente posiciones forzadas o de estar de pie o sentado durante mucho tiempo en la misma posición, realizando movimientos repetitivos.

 

 

Lesiones más comunes entre los músicos profesionales o amateurs

Las lesiones tienen mucho que ver con el instrumento elegido, de tal manera que cada instrumento está asociado con un tipo muy específico de patología:

Instrumentos de madera de viento

Encontramos problemas en las manos, antebrazos y muñecas, así como sobrecarga en los músculos del brazo (bíceps y tríceps) que pueden conducir a patologías como epicondilitis o epitrocleitis. También encontramos contracciones musculares en el primer dedo de la mano derecha en el caso de instrumentos de peso medio, como el clarinete u oboe, que pueden provocar un síndrome de trauma del nervio interóseo posterior; o la tenosinovitis de Quervain en las muñecas, que en los flautistas afecta el pulgar de la mano.

Instrumentos de metal de viento

Principalmente se producen trastornos de la articulación temporomandibular o problemas en la musculatura de los labios, que pueden causar patologías como el síndrome de Satchmo, un desgarro muscular por la sobre-solicitación de dicho músculo para hacer que el instrumento suene.

Instrumentos de percusión

Producen generalmente problemas cervicales, debido a sobrecarga muscular causada por la posición de los percusionistas con la mirada hacia su instrumento; dolor en el área dorsal de la espalda y la cintura escapular, así como en la musculatura del brazo y el antebrazo por el movimiento repetitivo e impactante que realizan constantemente al tocarlo; o esguince de muñeca debido a impactos constantes.

 

 

Ante este tipo de dolencias, es siempre esencial contar con profesionales de la salud, como fisioterapeutas profesionales, que comprendan y ataquen el problema, y nos aconsejen para evitar futuras lesiones en un futuro.

Si los problemas se detectan en una etapa temprana, estas lesiones pueden ser fáciles de eliminar mediante técnicas de fisioterapia manual. Sin embargo, si no da otro paso y busca la fuente del problema, la lesión reaparecerá y puede empeorar con el tiempo.

 

 

error: Content is protected !!